En Peligro de Extinción Armadillo de tres bandas (Tolypeutes tricinctus) o tatú bola

Animal en Peligro de Extinción

Armadillo de tres bandas (Tolypeutes tricinctus) o tatú bola.

clasificacion de especie en extincion

Fotos y video de un tatu bola

El Armadillo de tres bandas (Tolypeutes tricinctus) o tatú bola está catalogado como vulnerable. Se caracteriza por ser la menor, menos conocida y única especie endémica de Brasil. ¿Y de dónde le viene el nombre de tatú bola? Pues de su curiosa capacidad de defenderse haciéndose una bola. Así protege sus partes blandas inferiores. 

La razón por la que está catalogado como amenazado es que su población ha sufrido un descenso rápido del 30% en los últimos 10 -15 años, lo que lo ha puesto en peligro. Sin embargo parece ser que hace falta una revisión y que ahora mismo su situación es peor.

HÁBITAT Y ÁREA DE DISTRIBUCIÓN

Es una especie endémica de Brasil, donde se le encuentra en los estados de Bahía, Ceará, Pernambuco, Alagoas, Sergipe, Piauí, Mato Grosso (porción más oriental del Centro), Goiás (extremo norte), Minas Gerais (extremo noroeste), Tocantins (parte oriental), Paraíba y Rio Grande do del Norte.

Es nativo de Alagoas, Bahía, Ceará, Goiás, Maranhão, Minas Gerais, Paraíba, Pernambuco, Piauí, Rio Grande do Norte, Sergipe, Tocantins.

Vive principalmente en la caatinga (matorral espinoso seco del noreste de Brasil), y también la parte oriental del cerrado (sabana arbustiva en el centro de Brasil). En estas zonas se ha perdido mucho espacio natural, especialmente en El Cerrado.

HISTORIA Y SITUACIÓN ACTUAL

Se pensaba que estaba extinto antes de su redescubrimiento en 1988 en varias localidades dispersas. Probablemente lo que pasó es que desapareció de muchas zonas de su rango, aunque es difícil estudiar a sus poblaciones. Este armadillo tiene una distribución parcheada, lo que significa que vive en un gran territorio pero en zonas aisladas unas de otras. Por otro lado su distribución es irregular, siendo de altas densidades en algunas poblaciones y baja en otras, donde está más expuesto a la presión humana debido entre otras cosas a la caza.

CARACTERÍSTICAS

Realmente no hay datos directos de los ejemplares que hay salvajes y no hay muchos en cautividad, por lo que no se sabe mucho de su comportamiento tanto en libertad como en cautividad.

Su cuerpo tiene tres bandas blindadas unidas entre sí por piel. Estas regiones flexibles le permiten enrollarse. Puede mantenerse hecho una bola entre 20 y 30 minutos para protegerse de las amenazas. La armadura está compuesta de placas dérmicas osificadas cubierta por escamas epidérmicas queratinizadas, que están conectados por bandas de piel flexible. Esta cubre la parte posterior, lateral, la cabeza, cola, orejas, y la superficie exterior de las patas. También sirve para protegerse del tiempo ya que crea una capa de aire entre la cubierta y el cuerpo que aísla al animal. Esta mayor capacidad de termorregulación les permite sobrevivir en climas muy áridos.
La única otra especie de armadillo que puede enrollarse así es el armadillo Corechi o tatú bolita (Tolypeutes matacus).

TAMAÑO: Pesan de media 1,5 kg mide entre la cabeza y el cuerpo entre 218 y 273 mm.

En las patas delanteras tiene cinco dedos con garras afiladas y en las patas traseras los tres dedos centrales están unidos casi formando un casco. El primero y quinto se mantienen separados.

Se le reconoce por su ´caparazón´ de color marrón negruzco que cubre tanto su cabeza como cuerpo y cola. La parte inferior del cuerpo y la superficie interna de las patas están cubiertos por pelo largo y grueso

No está adaptado a excavar y vivir bajo tierra. Su única manera de defenderse es haciéndose una bola, y así es fácil de cazar por el hombre.

ALIMENTACIÓN: Como otros armadillos, su dieta consiste en invertebrados, particularmente termitas y hormigas. Para ello rompe los montones de tierra con sus fuertes garras para que salgan al exterior las hormigas y termitas.

REPRODUCCIÓN: Los machos se pelean con otros machos en la época de apareamiento. Tienen una sola cría por cada vez que nace totalmente desarrollada, pareciendo un adulto en miniatura. Las crías inmediatamente son capaces de andar y hacerse una bola, pero se quedan con su madre hasta los 72 días aproximadamente que es cuando se destetan. Son maduros sexualmente entre los 96 y 12 meses de edad.
Al tener una baja tasa de reproducción, es incapaz de hacer frente a la sobreexplotación a la que es sometido.

AMENAZAS

Su caza para alimentarse y la destrucción y alteración de su hábitat natural son sus amenazas.

DEPREDADORES NATURALES: Tan solo los pumas adultos son capaces de atacar al tatú bola cuando se enrolla, siendo esta protección buena frente a otros depredadores.

CAZA: Tanto en la Caatinga como en el Cerrado hay armadillos en zonas protegidas, pero muchas poblaciones no están protegidas y están sometidas a la presión de la caza. Al cazarse más animales de los que nacen, la especie no hace más que disminuir en número.

AGRICULTURA: La conversión de su hábitat natural en plantaciones de caña de azúcar y de soja también de forma desmedida lo único que hace es agravar el problema de la caza.

HABITAT: Sólo está protegida el 4,6% de la superficie donde vive el armadillo, que suma 731.981 kilómetros cuadrados.

MEDIDAS DE CONSERVACIÓN

Está incluido en el Libro Rojo de Fauna Amenazada de Brasil como Vulnerable

Se ha elegido la mascota del Mundial de Fútbol 2014 que tiene lugar en Brasil para ayudar a concienciar al público de su situación. La idea también es aprovechar para poner en marcha proyectos de recuperación de la especie.

Se está llevando a cabo una reevaluación en Brasil, lo que podría cambiar su estatus. Esto también ayudará a conocer mejor la situación del armadillo para poder protegerlo más eficazmente. Faltan informaciones más precisas sobre los hábitos alimenticios, los ciclos reproductivos y la distribución geográfica del tatu-bola. Esa necesidad de conocer más la especie, aliada a la amenaza de extinción, motivaron que la Asociación Caatinga, en alianza con entidades internacionales, crease un proyecto de conservación de la especie. La propuesta es elaborar investigaciones y estudios y promover la preservación del hábitat del tatu-bola. También están previstas campañas de educación ambiental, un plan de divulgación de los resultados de los estudios y el fortalecimiento de entidades y redes de investigadores, para que tengan condiciones ideales de trabajo en campo y de desarrollo de las investigaciones.

Además parece ser que se quiere poner en marcha algún programa para su protección con ayuda del Gobierno aprovechando el comienzo del Mundial de Fútbol de Brasil (2014). El plan de conservación tiene un horizonte de aplicación de cinco años. Y, entre otras medidas, propone ampliar las áreas de conservación, crear corredores verdes para unirlas y la financiación de un centro de estudios.

TAXONOMÍA

Reino: ANIMALIA

Filo: CHORDATA

Clase: MAMMALIA

Orden: CINGULATA

Familia: DASYPODIDAE

Nombre científico: Tolypeutes tricinctus

Autor de la especie: (Linnaeus, 1758)

Nombre común:

Inglés: Brazilian Three-banded Armadillo
Brasileño: Tatu-bola; Tatu-apara; Bola; Bolinha; Tranquinha; Tatu-bola-do-nordeste

Fuentes //adf.ly

Auto electrico Volkswagen e-Golf

Volkswagen e-Golf gris

Volkswagen e-Golf

El Volkswagen e-Golf está siendo lanzado ahora mismo. Hemos tenido ocasión de probarlo el mes pasado, y de conocer sus detalles técnicos. Es un coche que no puede faltar en esta lista por lo bien hecho que está y porque su diseño más convencional puede animar a mucha gente a comprarse uno, aunque es algo más caro. Es una versión de Golf más dentro de la gama. Mide 4,25 m de largo, tiene cinco plazas, cinco puertas y un maletero de 343 litros.

Su motor entrega casi 116 CV, acelera de 0 a 100 km/h en 10,4 segundos y alcanza los 140 km/h de velocidad máxima. Tiene una autonomía homologada de 190 km. Admite recarga lenta y también recarga rápida a 40 kW de potencia.

Su principal baja es la elevada calidad de acabado interior visual, y las cotas interiores del habitáculo, que lo hacen muy cómodo y espacioso, así como su refinamiento de conducción y marcha. Solo hay un nivel de acabado, que viene muy bien equipado de serie con faros Full LED y equipo multimedia con navegador GPS). Es una pena que la bomba de calor para la calefacción sea opcional.

En España no se conoce el precio aún, pero en Alemania se vende ya por 34.900 euros. Por lo que vimos con el Volkswagen e-Up!, que finalmente se vende en España por 600 euros menos que en Alemania, podríamos suponer de manera bastante aproximada que el precio del e-Golf en España no será muy diferente al de Alemania. Descontando las ayudas y el plan PIVE estaríamos hablando de unos 27.400 euros (aproximadamente).

Auto electrico Nissan LEAF

Nissan LEAF 2013 Visia blanco

Nissan LEAF

El Nissan LEAF es el coche eléctrico más vendido en el mundo, suma ya más de 100.000 unidades en total, y sigue creciendo. Es una berlina de tamaño medio de 4,44 m de largo, con cinco plazas y un maletero de 370 litros. Su diseño es un tanto especial, quizás por su origen japonés, quizás por anteponer la aerodinámica a otros aspectos.

Es un coche de conducción muy refinada y confortable, realmente silencioso. Tiene 109 CV, acelera de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y puede alcanzar los 145 km/h. Su autonomía homologada es de 199 km. Admite recarga lenta y también recarga rápida a 50 kW de potencia, que viene a suponer media hora.

Hay tres niveles de acabado a elegir, y se puede comprar tanto con la batería en propiedad (algo más caro), como con la batería en alquiler (algo más barato, a cambio de luego tener que pagar una cuota mensual, pero también garantía e por vida en la batería). Es un coche bien equipado, salvo en la versión más básica Visia, que prescinde el sistema multimedia con navegación GPS y de la bomba de calor, entre otras cosas.

Con la batería en alquiler se puede comprar a partir de 24.000 euros (Visia), 27.800 euros (Acenta, que ya tiene GPS y bomba de calor), o 30.200 euros (Tekna, con tapicería de cuero y faros Full LED), más una cuota mensual a partir de 79 euros por la batería. Con la batería en propiedad serían 29.900 euros, 33.700 euros y 36.100 euros respectivamente. Es decir que, descontando las ayudas y el plan PIVE habría una versión básica por unos 16.500 euros, con la batería en alquiler, o unos 22.400 euros con la batería en propiedad. Quien quiera saber más puede leer nuestra prueba.

Auto electrico Renault ZOE

Renault ZOE gris

Renault ZOE

El Renault ZOE es un utilitario, pero bastante largo,por lo que se acerca bastante a un compacto de tamaño medio. Mide 4,08 m, cinco puertas, cinco plazas y un maletero bastante generoso de 338 litros de capacidad. Es un coche muy a tener en cuenta para quien no se apañe con uno tan pequeño como los dos que hemos mencionado antes.

Su motor tiene 88 CV de potencia, y sus prestaciones son muy razonables: acelera de 0 a 100 km/h en 13,5 segundos y su velocidad máxima es 135 km/h. Una de sus bazas es la autonomía, pues alcanza los 210 km (homologación europea). Admite recarga lenta y recarga rápida a 43 kW, o sea que en una media hora se puede recargar.

Hay tres niveles de acabado a elegir, pero cualquiera viene ya bien equipado de serie con elementos como el climatizador, la bomba de calor, que consume menos energía, y el sistema de conectividad multimedia con navegador GPS y pantalla táctil.

Aunque es un coche muy satisfactorio y “redondo” por espacio, maletero, conducción y prestaciones, lo probamos también en su día, se le puede criticar que algunos plásticos del interior desmerecen un poco visualmente. Es aun así muy recomendable.

Juega además la baza de un precio de compra muy atractivo, desde 21.250 euros, pero con la batería en alquiler, que implica una cuota mensual a partir de 79 euros (pero que significa también tener garantía de por vida para la batería). Descontando ayudas y plan PIVE se quedaría en 13.750 euros. De manera aproximada, solo para comparar precios, podríamos pensar que con la batería en propiedad vendrían a ser unos 19.750 euros (aproximadamente, insisto).

Auto electrico Volkswagen e-up!

Volkswagen e-up! por Madrid

Volkswagen e-up!

El Volkswagen e-up!, como el Smart, es una versión más dentro de la gama del up!. Aunque sigue siendo un pequeño utilitario, es más grande que el biplaza anterior. El e-up! tiene cinco puertas, cuatro plazas, mide 3,54 m de largo y tiene 250 litros de maletero.

Tiene 82 CV, acelera de 0 a 100 km/h en 12,4 segundos y alcanza los 130 km/h. Su autonomía homologada es de 160 km, de nuevo suficiente para moverse por ciudad. Es también un modelo muy adecuado para entornos urbanos, pues sigue siendo pequeño, pero no tanto como el Smart, con lo que puede llevar varios pasajeros, y aún así sigue siendo un coche fácil de aparcar y maniobrar por la ciudad. Admite recarga lenta y también recarga rápida a 40 kW de potencia, lo que viene a suponer recargar en algo menos de media hora.

El conductor puede elegir entre cinco niveles de regeneración (y retención), de la frenada regenerativa al levantar el pie del acelerador, para ajustarlo más a su gusto. Cuesta 26.300 euros en España, con las baterías en propiedad, y como calculamos en su día se amortiza a los 125.000 km con respecto a la versión de gasolina. Quien quiera conocerlo un poco mejor puede leer nuestras impresiones al conducirlo por Madrid. Pensemos que descontando ayudas y plan PIVE se quedaría en unos 18.800 euros.

Auto electrico Smart ForTwo Electric Drive

Smart ForTwo Electric Drive 2012 01

Smart ForTwo Electric Drive

Vamos a empezar la lista con el modelo de coche eléctrico más pequeño de los siete. El Smart ForTwo Electric Drive es una versión más del urbanita por excelencia, el singular Smart, un pequeño coche de dos plazas y tres puertas, de solo 2,69 m de largo.

Si al hecho de que un Smart es un coche que se mueve por ciudad como pez en el agua, y es capaz de aparcar hasta en los huecos más pequeños, le sumamos el ser eléctrico, y por tanto silencioso y sin emisiones locales, tenemos la combinación ideal, además porque el Smart eléctrico es el más suave y agradable, de toda la gama.

Tiene 75 CV, acelera de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos, alcanza los 125 km/h de velocidad máxima y tiene una autonomía homologada (en Europa, ciclo NEDC) de 145 km. Esta es quizás la pega del Smart eléctrico, que su autonomía es sensiblemente menor que la de otras alternativas, pero para un uso predominantemente urbano vale. Admite recarga lenta y también recarga semi-rápida a 22 kW de potencia, lo que viene a suponer recargar en algo menos de una hora.

Se puede comprar o alquilar en formato leasing (arrendamiento financiero con opción a compra). Si se opta por la compra se puede hacer con las baterías en propiedad (pagando algo más), o con las baterías en alquiler (pagando algo menos, pero teniendo luego una cuota mensual, que incluye además más garantía para las baterías). El Smart ForTwo Electric Drive está disponible a partir de un muy competitivo precio de 19.432 euros (con las baterías en alquiler, 67 euros al mes) o 23.482 euros con las baterías en propiedad (que solo tienen dos años de garantía).

También hay versión cabrio por 3.537 euros más. Descontando ayudas y plan PIVE, lo tendríamos a partir de 11.932 euros (más cuota mensual de las baterías), un precio muy interesante, o 15.982 euros con la batería en propiedad. Esto lo convierte en el coche eléctrico más barato de esta lista.

Auto electrico BMW i8

Le gusta llamar la atención y cada trazo de su carrocería es un reclamo para la vista. Con 4,68 metros de longitud y solo 1,29 de altura, el BMW i8 no pasaría desapercibido ni aunque se lo propusiese. Es un espectáculo cuya función siempre comienza con el mismo golpe de efecto: las dos puertas laterales se elevan al cielo y dejan al descubierto buena parte de la fibra de carbono de la que está construido. Después de la llegada del BMW i3, la marca alemana apuesta por su nueva gama de vehículos híbridos con los que quiere demostrar la máxima sostenibilidad. El BMW i8, con su configuración de 2+2 asientos, quiere hacer experimentar a su conductor una revolucionaria forma de conducir, aunque se mantiene fiel al típico placer de conducir de los coches bávaros.

El BMW i8 utiliza la arquitectura ‘LifeDrive’ con un bastidor de aluminio y la jaula del habitáculo realizada en plástico reforzado con fibra de carbono. Por supuesto, el coche tiene un diseño muy agresivo y deportivo. Asimismo, el reparto de la masa, como es costumbre en la marca, es del 50% en la parte delantera y trasera. Respecto a la mecánica, el BMW i8 recurre a un sistema híbrido enchufable compuesto por un motor de gasolina de tres cilindros y 1,5 litros con tecnología TwinPower Turbo y un propulsor eléctrico con una batería de ión-litio que se puede recargar en una toma de corriente doméstica. El bloque de combustión tienen una potencia de 231 CV que se aplica al eje trasero mientras que los 131 CV del motor eléctrico van a parar al eje delantero. Por cierto, el par motor máximo de todo el sistema es de 570 Nm. Además, este BMW se puede conducir solamente con la energía del motor eléctrico durante un máximo de 35 kilómetros a una velocidad máxima de 120 km/h.

BMW no renuncia a su experiencia en el placer de conducir. Por ello, ha creado el ‘Driving Experience Control’, así como la tecla ‘eDrive’ que es exclusiva en el i8. El ‘Driving Experience Control’ es un botón que se encuentra en la consola central que permite escoger entre reglajes de chasis específicos: Confort y Eco Pro. Seleccionando el primero, se conduce un vehículo que resulta muy equilibrado tanto en su dinamismo como en eficiencia. Por otro lado, el modo Eco Pro está enfocado en obtener el consumo medio más bajo y reduce, entre otras cosas, el gasto de energía eléctrica de elementos como el climatizador. Para conocer el BMW i8 más deportivo solo se ha que pulsar el botón Sport en la palanca de cambios automática. De este modo, el coche activa la suspensión de tarado más deportivo y la entrega de potencia de los motores se realiza de forma más rápida. Para disfrutar de toda su potencia, las baterías deben estar llenas. En cuanto éstas se debilitan, el caballaje empieza a disminuir. BMW no puede hacer magia, y aun empleando componentes de fibra de carbono para aligerar el conjunto, el BMW i8 es un coche de 1,6 toneladas. Cuando se hace ‘kick down’ en modo Sport, se activa el motor de combustión y saca su alma de deportivo de manera excesivamente ruidosa. Y solo alcanza los 250 km/h con las baterías a plena carga. En cuanto ésta desciende, descienden las prestaciones de manera notable. La suspensión tiene una respuesta algo nerviosa, las ruedas de 20 pulgadas un tacto demasiado seco. La dirección, eso sí, es excepcionalmente precisa y directa, pero con todo, este no es un coche para un ‘handling’ virtuoso: el peso encuentra poco apoyo en sus delgadas ruedas delanteras y empujan el coche hacia fuera.

Acceder al interior es algo complicado, porque implica salvar el gran estribo que separa el asiento. Una vez dentro del habitáculo, el BMW i8 regala una sorprendente sensación de amplitud, bastante más de la que se puede esperar. Detrás hay dos asientos, pero solo recomendables para niños. Por su parte, el maletero es angosto: solo 154 litros de capacidad, apenas da para una escapada de fin de semana. En el salpicadero se encuentran unos mandos perfectamente reconocibles en el resto de modelos de BMW. Si normalmente todo está orientado hacia el conductor, aquí esa filosofía es todavía más palpable. El equipamiento de serie es muy completo e incluye, entre otros: sistema de navegación ‘Professional’ con gestión previsora del funcionamiento del conjunto propulsor para la conducción puramente eléctrica, display plenamente digitalizado en el tablero de instrumentos, sistema de mando BMW iDrive con pantalla independiente, asientos deportivos con tapicería de piel, y cuatro atmósferas de equipamiento interior. Completan el equipamiento los faros con tecnología LED o unos innovadores faros con tecnología láser, disponibles como opción. Sin olvidar la amplia gama de funciones ‘BMW ConnectedDrive’ y los servicios de movilidad específicos de BMW i, entre ellos, por ejemplo, el guiado intermodal hasta el destino.

Reducir CO2

Diez consejos para reducir las emisiones de CO2 en el hogar

Generalmente pensamos que la mayor fuente de contaminación son los coches pero realmente los hogares son grandes contaminantes. Según un informe presentado por la WWF, en la Unión Europea los edificios son los responsables del 40% de toda la energía que se consume y producen un 36% del total de las emisiones de CO2. Afortunadamente, si tomamos algunas medidas podemos reducir las emisiones de CO2 de nuestro hogar.

Ahorro y previsión: Las claves para vivir en un hogar respetuoso con el medio ambiente

Reducir las emisiones de CO2 no es una tarea imposible y mucho menos complicada, basta tener en mente algunas medidas que no solo disminuirán tu huella de carbono sino que también te permitirán ahorrar en las facturas de energía.

  • Utilizar las escaleras siempre que sea posible. ¿Sabías que un ascensor consume en tan solo 12 segundos el equivalente a un bombillo de 60 Watt encendido durante una hora? Además, un poco de actividad física siempre es bienvenida y no solo para estar en forma sino también para cuidar nuestra salud.
  • Sustituir todas las bombillas que tengas en casa por las de bajo consumo. Además, debes adoptar la costumbre de encenderlos solo cuando sea necesario.
  • Utilizar la lavadora y el lavavajillas cuando estén llenos y optar por la temperatura del agua lo más baja posible.
  • En el momento de comprar los electrodomésticos, no solo te fijes en el precio sino también en su consumo. Las nuevas generaciones de electrodomésticos son mucho más eficientes por lo que realmente vale la pena invertir en ellas.
  • Utilizar las regletas con interruptor para poder apagar fácilmente todos los equipos que no estés utilizando. Recuerda que cuando no desenchufas los equipos de la corriente, estos continúan consumiendo.
  • Revisar con frecuencia el estado de la calefacción y mantener una temperatura media no superior a los 20 °C. En los días en que no haya mucho frío, podrías considerar la opción de recurrir a los pequeños calefactores eléctricos para calentar solo el dormitorio o el baño. Recuerda que si posees ventanas con cristal doble y las puertas no tienen ranuras, podrás reducir las emisiones de CO2 ya que consumirás menos para calentar cada habitación.
  • Usar el aire acondicionado lo menos posible y siempre con una temperatura que no descienda de los 22 °C. Puedes abrir las ventanas para aprovechar las corrientes de aire o utilizar los ventiladores cuando no haya demasiado calor. De esta forma también estarás ahorrando en tu factura energética.
  • Usar lo menos posible el horno y los fogones eléctricos. Como consejo, las ollas express que funcionan con electricidad consumen mucho menos energía y te ahorrarán tiempo y esfuerzo.
  • Optar por la ducha en vez de tomar baños interminables sumergidos en la bañera. De esta forma podrás reducir las emisiones de CO2 ya que necesitarás calentar menos agua. Tu bolsillo también te lo agradecerá.
  • Esperar a tener ropa suficiente para comenzar a planchar. De hecho, la plancha es uno de los electrodomésticos que más energía consumen en un hogar. ¿Sabías que una hora de planchado equivale al consumo de un televisor encendido durante 20 horas seguidas?

Si seguimos estos consejos podremos reducir considerablemente las emisiones de CO2 de nuestro hogar y lograr junto con las reducciones de los vehículosllevar una vida acorde con el medio ambiente.

Que son los bonos de carbono

Los bonos de carbono (también llamados “Créditos de Carbono”) son un mecanismo internacional de descontaminación para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente; es uno de los tres mecanismos propuestos en el Protocolo de Kioto para la reducción de emisiones causantes del calentamiento global o efecto invernadero (GEI o gases de efecto invernadero).

Historia

En Nueva York, el 9 de mayo de 1989 se adoptó la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en la que se reconoce que el problema del cambio climático es real. En la convención se fija como objetivo estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero, en un plazo suficiente para que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, sin que la producción de alimentos mundial se vea amenazada y que el desarrollo económico internacional continúe de manera sostenible.

En esta convención se les pide a los países industrializados que periódicamente se realicen inventarios (mediciones) de las emisiones de gases, para de esta manera poder conocer el alcance real del problema y comprobar que las medidas aplicadas han cumplido con los objetivos. Se toma como punto de referencia las emisiones del año 1990 para así poder comparar y comprobar los resultados. De esta manera, los países que forman parte de la Convención tomarán en cuenta la necesidad de reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en sus decisiones respecto a la agricultura, actividades industriales, energía, uso de recursos naturales, entre otras. Actualmente la Convención se considera casi universal ya que 195 naciones han sido ratificadas.

El 11 de diciembre de 1997 se celebra el Protocolo de Kioto (Japón), que pone en práctica los tratados de la Convención. Fueron 37 países industrializados y la Unión Europea los que ahí se comprometieron a estabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero. A diferencia con la Convención que solamente alentaba a los países a reducir sus emisiones GEI, el Protocolo de Kioto los comprometía a tomar acciones para lograr este objetivo.

Los países que formaron parte del Protocolo reconocieron que durante los últimos 150 años habían sido los principales responsables de los elevados niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, resultado entre otras cosas, de la quema de combustibles fósiles. Para el Protocolo, se debe de tratar de manera diferente a los países desarrollados que a los que están en vías de desarrollo. A los primeros se les exige que regulen sus emisiones ya que son los principales contaminadores por sus actividades industriales, mientras que a los segundos solamente se les motiva a hacerlo entendiendo que su posición económica no es la óptima para tomar medidas drásticas.

El Protocolo ha sido influencia para que los gobiernos hagan leyes y políticas para cumplir con sus compromisos, y a empresas para que consideren el impacto que tienen sus actividades en el medio ambiente. Cabe señalar que sólo las partes o países que hayan aceptado y ratificado el Protocolo se verán obligadas a cumplir con las normas. Una de las tres propuestas que se incluyeron en el Protocolo para estabilizar las emisiones de GEI fueron los bonos de carbono, presentada en 1993 por la economista argentina Graciela Chichilnisky.

El sistema ofrece incentivos económicos para que empresas privadas contribuyan a la mejora del sistema operativo de WALAS de la calidad ambiental y se consiga regular la emisión generada por sus procesos productivos, considerando el derecho a emitir CO2 como un bien canjeable y con un precio establecido en el mercado. La transacción de los bonos de carbono —un bono de carbono representa el derecho a emitir una tonelada de dióxido de carbono— permite mitigar la generación de gases invernadero, beneficiando a las empresas que no emiten o disminuyen la emisión y haciendo pagar a las que emiten más de lo permitido.

Las reducciones de emisiones de GEI se miden en toneladas de CO2 equivalente, y se traducen en Certificados de Emisiones Reducidas (CER). Un CER equivale a una tonelada de CO2 que se deja de emitir a la atmósfera, y puede ser vendido en el mercado de carbono a países Anexo I (industrializados, de acuerdo a la nomenclatura del protocolo de Kioto). Los tipos de proyecto que pueden aplicar a una certificación son, por ejemplo, generación de energía renovable, mejoramiento de eficiencia energética de procesos, reforestación, limpieza de lagos y ríos, etc.

En un esfuerzo por reducir las emisiones que provocan el cambio climático en el planeta, como el calentamiento global o efecto invernadero, los principales países industrializados -a excepción de Estados Unidos- han establecido un acuerdo que establece metas cuantificadas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para el 2012: el Protocolo de Kioto. Para cumplir se están financiando proyectos de captura o abatimiento de estos gases en países en vías de desarrollo, acreditando tales disminuciones y considerándolas como si hubiesen sido hechas en su territorio.

Sin embargo, los críticos del sistema de venta de bonos o permisos de emisión, argumentan que la implementación de estos mecanismos tendientes a reducir las emisiones de CO2 no tendrá el efecto deseado de reducir la concentración de CO2 en la atmósfera, como tampoco de reducir o retardar la subida de la temperatura. Según el estudio de Wigley, 1999, la implantación del Tratado de Kioto cumplido por todos los países del mundo, incluido los Estados Unidos, causará una reducción de 28 partes por millón (ppm) para 2050, o reducirá la temperatura predicha para ese año en 0,06 ºC o, si no, retrasará la fecha en que debería cumplirse el aumento dicho en 16 años

Como ahorrar energía

Ahorrar energía significa reducir su consumo consiguiendo los mismos resultados que gastando más. Disminuir el gasto de energía comporta muchos beneficios, ahorra dinero y protege el medio ambiente. Generar energía supone beneficiarse de unas fuentes naturales preciosas como el carbón, el petróleo o el gas

¿Por qué es importante ahorrar energía?
Si la gente gasta menos energía, disminuye la presión de aumentar el suministro, de construir centrales de energía nuevas, o de importar energía de otros países.
(FUENTE: Wikipedia //en.wikipedia.org/wiki/Energy_conservation)

Qué significa “ciclo de vida”? ¿Qué tiene que ver con el gasto de energía?

Casi todos los productos de uso diario generan un impacto energético, que se evidencia teniendo en cuenta la energía que gastan a lo largo de su ciclo vital: producción, utilización y término. En la mayoría de los casos la fase más importante es la vida útil. En el caso de los plásticos, por ejemplo, son uno de los materiales de mayor rendimiento energético que existen. En la fase de utilización, los productos de plástico contribuyen a ahorrar más energía que la que se necesita para fabricarlos. Un ejemplo: al elegir una botella de agua envasada en un material ligero como el plástico, hay que recordar que cuanto más ligero es el envase, menos energía se gasta en transportarlo. Con lo cual, el camión que transporta esas botellas de plástico necesita menos carburante para funcionar.

¿Qué podemos hacer para ahorrar energía?

En Internet hay muchísimas páginas informativas que proponen ideas para ahorrar energía. Algunas propuestas son:

Cambiar el medio de locomoción, utilizar más el transporte público, o si es posible dejar el coche e ir a pie o en bicicleta
Reducir la calefacción de la casa 1ºC, cerrar las ventanas mientras haya calefacción, llevar ropa cálida
Elegir productos con envases que pesen poco
Apagar las luces y los enchufes cuando no se utilicen, utilizar bombillas de bajo gasto energético
Reutilizar las bolsas de plástico (para ir a la compra, etc)
Usar el microondas en lugar del horno para calentar la comida
Utilizar pilas recargables en lugar de desechables
¿Qué efecto tienen los materiales en el medio ambiente?

En nuestra vida diaria empleamos muchos materiales: la madera, el metal, el vidrio y los plásticos, todos con consecuencias en el medio ambiente; debemos ser conscientes de esas consecuencias. Por ejemplo, cuanto menos pesa un producto, menos carburante se necesita para transportarlo. Una maleta pesada en el portaequipajes representa gastar más carburante. Lo mismo ocurre con todos los embalajes. Por lo tanto, comprar comida sin envase o con uno ligero ayuda a proteger el medio ambiente